lunes, 30 de enero de 2017

VIAJES: ALQUÉZAR, UNA JOYA A UN TIRO DE PIEDRA



Hola a todos!! En la entrada de hoy voy a hablaros de Alquézar, un pequeño pueblo en el Sobrarbe aragonés que bien merece una visita por todo lo que tiene que ofrecer.
Se llega a través de una carretera sinuosa y llena de curvas en la que, tras un recodo, y colgado de un risco, aparece Alquézar en toda su plenitud. Varios Parkings te dan la posibilidad de dejar el coche poco antes de entrar en el pueblo, ya que sus calles estrechas no dan mucha opción a hacerlo una vez dentro.


Caminando hacia el pueblo viejo vemos los primeros restaurantes y la Oficina de Turismo, parada obligatoria aunque sea para hacerse con un par de mapas que nos ayuden en nuestras rutas. Las opciones son múltiples, pero lo que no te puedes perder es el paseo de las Pasarelas del Río Vero, que lleva ya unos años en funcionamiento y que, a través de un sistema de pasarelas voladas adosadas a la roca te lleva por todo el recorrido del Vero desde el pueblo hasta un mirador.

El inicio se encuentra una vez pasada la plaza de Alquézar (no tiene pérdida, sólo hay que seguir la calle), en un desvío a la izquierda donde se ven los carteles indicativos. La ruta de las pasarelas lleva aproximadamente dos horas, con calma y parando a disfrutar del paisaje. 


Es muy, muy sencilla, puedes hacerlas con niños (siempre que los lleves bien agarrados) y si no estás en forma, aunque puedes tener problemas si sufres de vértigo, ya que la mayor parte del recorrido se hace por pasarelas de metal suspendidas en el aire por cuyo suelo puedes ver la distancia hasta el río. 


También hay que llevar calzado adecuado, nosotros íbamos con deportivas y eso en días normales sería suficiente, pero había llovido y la primera parte, que se hace por pasarelas de madera y que está llena de escalones de madera y tramos de roca nos costó bastante pues nos resbalábamos mucho.

Es un recorrido precioso, como podéis observar por las fotos, lleno de verde y con el rumor del agua de fondo. Veréis un pequeño desvío en el que se indica una cueva. No pone tiempo de llegada porque está al lado, a tres minutos, y es una oquedad en la que el río forma una pequeña playa, muy agradable. 



Nosotros nos encontramos un tramo cerrado porque había habido un desprendimiento y tuvimos que hacerlo por la pista superior en lugar de por las pasarelas, una pena pero aún así el recorrido es muy chulo. Llegados al mirador las vistas son preciosas, si no os impresionan las alturas podréis acercaros hasta el borde y sacar buenas fotos.


Veréis un cartel que os indica que el camino sigue, bien hasta un puente, bien hasta otro pueblo. Depende de las ganas que tengáis de andar podéis llegar al pueblo pero son 3 horas más de camino. Sin embargo, lo que no os podéis perder es el puente, que se encuentra a cinco minutos y merece totalmente la pena. 


Para volver a Alquézar podéis hacerlo por el mismo camino por el que habéis venido o bien, más corto, por una pista de tierra que completa el círculo hasta llegar de nuevoal caso histórico del pueblo.

Alquézar tiene en su entorno también un rico patrimonio de pinturas rupestres de dos estilos, levantino y esquemático, que son muy recomendables. Tanto la ubicación de las cuevas como las pinturas en sí merecen la visita, aunque entre Octubre y Marzo aproximadamente no se hacen las visitas excepto si sois grupos de más de diez personas y reserváis con bastante antelación. Yo las ví hace años y estoy deseando volver, si tenéis la oportunidad no os las perdáis!! Si os interesa tenéis explicaciones y horarios Aquí.

Tras pasear durante toda la mañana por la naturaleza y dar una vuelta por el pueblo (que es precioso pero se ve enseguida) hay que reponer fuerzas, y en Alquézar la gastronomía en otro motivo de visita. Los menús rondan los 14, así que no son nada caros, y nosotros en concreto nos decidimos por Casa Jabonero, poco antes de la plaza. 100% recomendable. 



La colegiata hay que visitarla por dentro, no os llevará más de media hora y es muy interesante. Abren de 10 a 14 y de 16 a 18 horas, así que después de comer nos fuimos para allí. No cogimos visitas guiadas pero me han dicho que suele haber. La entrada varía entre 3 y 4€ dependiendo de si sólo quieres ver la colegiata o también un Museo, aunque íbamos con un poco de prisa y el Museo no nos lo planteamos. Lo dicho, se ve en una media hora y la verdad es muy bonita.





Y con todo esto visto, nos despedimos de Alquézar hasta dentro de unos meses, cuando vuelvan a abrir las visitas a las cuevas y volvamos, porque me he quedado con las ganas de verlas de nuevo. Una excursión muy recomendable para pasar el día para los que viváis cerca, y si vivís más lejos, os animo a que paséis unos días por la zona descubriendo todo lo que os ofrece, que no es poco!

¿Conocéis Alquézar? ¿Habéis hecho la ruta de las pasarelas? Espero que os gusten este tipo de entradas, más de viajes y turismo, por variar un poco...

lunes, 23 de enero de 2017

DE VUELTA CON COSMÉTICA COREANA: PRIMERA ESENCIA DE MISSHA

Hola a todos!!

Tras seis meses de descanso bloguil, estoy de vuelta. La verdad es que me ha venido muy bien estos meses de descanso, porque no podía con todo, y lo cierto es que no es que ahora tenga más tiempo, pero sí es verdad que cada vez que probaba un producto nuevo, o veía una alfombra roja, o probaba un restaurante nuevo, me acordaba del blog. Así que he decidido volverlo a intentar. No sé con qué frecuencia publicaré pero al menos lo haré. Espero tener tiempo también de pasarme por vuestros blogs, y no estar tan desconectada.

Y tras esta introducción, vamos con una de las novedades que os quería enseñar. Si recordáis, me gusta utilizar cosmética natural y hace años que en la piel de la cara me trato con aceites vegetales, aceites esenciales, aloes y cosas de ese tipo. En los últimos tiempos me ha dado por investigar sobre la rutina de belleza coreana y he ido añadiendo pasos a mi rutina. Llevo apenas un par de semanas con ella pero lo cierto es que la doble limpieza y algunas otras cosas que he adoptado han hecho que mi piel esté mucho más luminosa y perfeccionada (y eso que yo me la veía estupenda, modestia aparte jajaja).

El caso es que investigando sobre cosmética coreana he visto algunas cosas muy interesantes, pero sobre todas, las esencias, esa especie de pre-sérum que a las asiáticas les vuelve locas y que se supone que es elemento diferenciador con respecto a nuestras rutinas. Y tras mucho investigar, me decanté por esta Primera Esencia, aún más ligera, que se aplica sobre la piel limpia y antes del tónico (o hidrolato en mi caso). Me gustaron los principios activos, las opiniones que leí de él y, sobre todo, que aunque no es 100% natural sí está libre de Aceites minerales, parabenos, GMO, ingredientes animales y colorantes.

Esta Primera Esencia de la línea Time Revolution de Missha es un éxito de ventas en Corea y promete estimular la regeneración celular y prepara la piel para los siguientes pasos. Contiene un 90% de fermentos activos para rejuvenecer y mantener sana la piel, mantenerla transparente y vital y luchar contra las arrugas y las manchas. Ingredientes activos: Extracto de cebada morada fermentada del Himalaya, levaduras, ácido láctico, extracto de regaliz, romero, camomila, centella asiática, portulaca oleacera, niacinamida y adenosina.


Y ahora mi experiencia: Tras lavar mi piel con aceite de jojoba primero, y luego con un limpiador jabonoso a base de hierbas del que os hablaré en otra ocasión, echo en la palma de la mano unas gotas y las aplico por la cara, cuello y escote. Con 10 gotas da para todo. Se puede aplicar también con un algodón pero me da la sensación de que así se desperdicia más producto. Doy toquecitos con los dedos y pequeñas palmaditas para ayudar a la penetración del producto, dejo pasar un minuto más o menos y aplico el hidrolato. Si vas con mucha prisa por las mañanas puede sustituir al tónico y ahorrarte este paso, pero yo prefiero hacerlos todos.

La piel queda hidratada y con una sensación cómoda, ni grasienta ni tirante, aunque sí se siente como más firme, un poco estirada hacia atrás. Esa es mi percepción Jajaja! Llevo usándola pocos días para hablar de efectos más profundos pero la piel sí que la veo luminosa y uniforme, así que de momento tiene mi aprobado. Me gusta y, si continúa en esa línea, se convertirá en un básico en mi rutina facial seguro. 

Edito para poner el precio y dónde comprarlo, cómo se nota la falta de práctica jajaja! Ronda los 40€ en todas las páginas donde he mirado. La más conocida en España es Cosméticos Korea, sin embargo yo la encontré en Iherb por sólo 28'30€. Teniendo en cuenta que son 150 ml. y que con unas pocas gotas tienes suficiente, me parece un precio inmejorable. Pincha Aquí si te interesa. Ah! Y si es la primera vez que compras en Iherb y quieres usar mi código, te estaré muy agradecida, es el JWS747.

Y vosotras ¿Habéis probado la cosmética coreana? ¿Os gusta? ¿Qué opináis de esta marca?