martes, 27 de junio de 2017

CHAMPÚS DESERTS ESSENCE: COCO

Cuando decidí pasarme a los champús naturales, me puse a buscar como una loca opiniones de los distintos champús que se pueden encontrar en Iherb. Esta página me parecía la opción ideal ya que todo el mundo sabe que ahí se encuentran las cosas a mucho mejor precio de lo que podemos encontrarlas aquí. Y en mi búsqueda, un nombre se repetía una y otra vez: Desert Essence. Así que, animada por las buenas opiniones que encontraba, me lancé a comprar el champú y acondicionador de dos de las líneas que más se veían en la red: la de coco y la de manzana. He pensado mucho si hacer estas entradas o no, ya que, como digo, hay ya muchas opiniones sobre ellos. Sin embargo, visto que me las leí casi todas y que algunas daban una opinión muy general, he decidido publicar también mis opiniones para que puedan servir de utilidad a alguien en algún momento.


Antes de nada, un apunte para que sepáis como es mi pelo: Es liso, lacio, largo aunque no en exceso, teñido, muy fino y tendencia a la grasa en raíces y seco en las puntas. Mi principal problema es que se engrasa enseguida y la falta de volumen, pero al estar teñido la zona de abajo se puede resecar mucho si no la cuido. Aunque es fino, tengo bastante cantidad (a ojo no se aprecia pero es así, y más vale porque si no tendría lo que vulgarmente se llama pelillo de rata). No suele encresparse aunque se enreda con extrema facilidad, lo que hace una aventura peinarse después de lavarme el pelo o estar en la playa o la piscina. Por eso necesito un buen acondicionador (y mi cepillo de púas de plástico tipo tangle teezer, que me ha cambiado la vida).

Cuando compré la línea de coco tenía el pelo, no especialmente estropeado, pero tampoco tan suave como es habitual en mí. Imagino que tanto tiempo tiñendo, aunque sea con tintes sin amoníaco, acaba pasando factura. Además, se acercaba el verano y sabía que el sol y la sal del mar (me iba a Sicilia) me lo dejarían como un estropajillo. Así que compré esta línea con idea de que hidrataran y nutrieran el cabello y acabar el verano con una buena melena.


Lo primero que me gustó cuando los recibí fue el olor. ¡Qué pasada! Me encanta como huelen. El champú no hace mucha espuma, imagino que por su composición, natural 100%, pero una vez te acostumbras a eso limpia bastante bien. Hay que pillarle el punto, porque hay que usar más cantidad que de un champú normal, al menos en mi caso, para notar que me limpia bien la melena, pero si te pasas cuesta aclararlo bien. El olor perdura en el pelo y lo deja hidratado, con la ventaja de que no noto que le pelo se ensucie antes. Punto positivo para el champú.

Respecto al acondicionador, es una maravilla que deja el pelo hidratado, nutrido, suave como la seda y nada apelmazado, lo que en pelos tan lacios como el mío es de agradecer muchísimo. Baste decir que volví de Sicilia con un pelo suave, hidratado y cero reseco. Aprobado con nota. Solía alternarlo con el de manzana, del que os hablaré en la siguiente entrada, y aún añadí un tercero a la ecuación, el de Vid roja. En mi caso alternar el de coco y el de manzana me daba muy buenos resultados ya que mi pelo no es especialmente seco. En verano sólo lo usaba cuando iba a la playa o sitios donde la melena fuese a castigarse, y en invierno más a menudo. Hablo en pasado porque ahora estoy probando otros, así que de momento los tengo un poco más abandonados.


Vamos con el tema de los ingredientes. En el champú. como podéis ver, el primer ingrediente es el agua, y luego nos lanzamos de cabeza a los extractos de plantas: Romero, Raíz de Bardana, Mielenrama, Hammamelis, Hinojo, flores de Saúco, Aloe vera, derivados del coco y del maíz con nombres que remiten a químicos, pero de origen vegetal (por ejemplo el propanediol, utilizado como conservante y por aportar suavidad al cabello, normalmente derivado del petróleo pero que en este caso proviene del Maíz), manteca de Karité y aceites de coco, jojoba, cáñamo y oliva. Después de esto vienen otros componentes (Soddium, Potassium Lauryl glucoside) en la mayoría especificando de dónde vienen, un alcohol (no too puede ser perfecto) y perfume. Hubiera preferido que no llevase ni lo uno ni lo otro, pero son los últimos ingredientes de la lista, lo que significa que el porcentaje en la composición es mínimo. La verdad es que el INCI de esta marca es lo más natural que he encontrado nunca en champús y acondicionadores.


En al acondicionador priman las mantecas y los aceites; de oliva, karité, coco, almendras dulces, girasol, jojoba..También lleva extracto de Ortiga y Matricaria, alcoholes y triglicéridos de coco, glicerina..El behentrimonius Metasulphate ese de nombre imposible es un derivado de la semilla de uva que da suavidad al pelo, y los últimos compuestos de la lista, con nombres raros, son alérgenos naturales, en muchas ocasiones presentes en las propias plantas que se han usado en la composición, aunque no indica si esto es así o han sido añadidos a posteriori. No obstante, viendo el resto del INCI, me inclino a pensar que son los naturalmente presentes en las plantas utilizadas. Para terminar, tenemos de nuevo perfume, prescindible pero vaya, que está en muy poquita cantidad y hay que admitir que huele genial, así que salvo problemas graves de alergia yo no me preocuparía.

¿Puntos negativos? Pues también tienen, pero son más de tipo "técnico", por decirlo de alguna manera. Debido a la forma de estos productos, en tubo invertido, al champú le cuesta mucho pasar por la boquilla y sale un hilillo muy fino. Esto es desesperante ya que acabas estrujando el bote con la mano para forzar la salida de más producto y termina el tubo hecho una birria. Al final se soluciona quitando el dispensador para que salga por la boquilla gorda, hay que tener un poco más de cuidado para no pasarse pero al menos no me da el ansia jaja!! Con al acondicionador esto no pasa. Y si dejáis los botes en el suelo de la ducha, donde les caiga el agua, esta se filtra por el tape y se queda acumulada entre el tape del dispensador y el bote, no sé si me explico. Total, que cuando lo coges el agua acumulada y fría se escurre y te cae encima, y llamadme rara pero esa es una sensación que no me gusta nada!

¿Repetiría? Bueno, de hecho he repetido un par de veces. Ahora lo tengo aparcado porque estoy probando nuevos champús, y creo que, aunque no son tan 100% naturales como estos, me están gustando más, así que no lo sé. Pero sí que recomiendo la línea de coco si tienes el pelo seco, estropeado, encrespado o lo vas a someter a agresiones. De hecho es probable que siga siendo mi champú y mi acondicionador de viaje.

Y vosotros ¿Lo habéis probado?

domingo, 25 de junio de 2017

HOTEL EL CONVENT 1613, UN DESCUBRIMIENTO EN MATARRAÑA

Bueno. y para rematar esta serie de entradas dedicadas al Matarraña, os voy a hablar del hotel donde nos alojamos. El Convent es, como su propio nombre indica, un convento de principios del siglo XVII rehabilitado y convertido en un hotel rural con mucho, mucho encanto. Los jardines son preciosos, llenos de plantas y flores y con estanques con pececitos. Bucólico total, vamos. La zona interior está dispuesta en torno a lo que imagino que era el claustro, pues se ve la estructura acristalada: arriba está el comedor de los desayunos, abajo el restaurante, y en el patio el Snack Bar. El restaurante tiene una carta muy buena, no excesivamente cara (aunque tampoco es barata, eso por descontado) y sobre todo, un servicio muy atento y profesional.





Las habitaciones son acogedoras y elegantes, aunque no hay que olvidar que es un antiguo convento y han querido mantener en lo posible la esencia: esto quiere decir que hay algunas cosas que no son lo más cómodo del mundo pero que modificarlas le hubiera hecho perder autenticidad. Por ejemplo, el baño está separado en dos; por una parte, el lavabo y la ducha están dentro de la habitación, y la ducha tiene un escalón en el que alguien un poco torpe o despistado podría tener un accidente (no, a mí no me pasó nada, ni a nadie del grupo!!). Por otra parte, el WC está en una habitación desangelada con puertas de madera antiguas que no cierran bien. Por lo demás todo perfecto. Uno de los detalles que me encantó fue que los suelos se nota que son los originales, y esos suelos antiguos siempre me han vuelto loca.




Como veis, tiene un aire rústico muy logrado, aunque me temo que en invierno, por mucha calefacción que pongan, debe resultar muy frío. En Primavera y Verano, desde luego, es ideal. Como buen convento, todo se comunica con todo, y de las habitaciones a través de una serie de pasillos y salas de lectura se accede al comedor superior. Estas salas de lectura y rincones de descanso se suceden por todo el hotel, dándole un aire encantador al conjunto. La gente que nos atendió fue en todo momento muy amable, y por su ubicación, en el pueblo de La Fresneda, nos resultó perfecto para movernos por la zona durante ese fin de semana. Una opción a tener en cuenta si vais a visitar la comarca.

Espero que os haya gustado, y que os sirva de alguna utilidad si os ronda la idea de visitar el Matarraña. Feliz Domingo a todos!!

miércoles, 21 de junio de 2017

DESCUBRIENDO EL MATARRAÑA PARTE II

Hoy os voy a enseñar dos pueblos que visitamos en la zona de Matarraña, Valderobles y Calaceite. He tardado en publicar esta entrada porque he estado dos semanas MUY liada con un curso al que me apunté, chulísimo, del que os hablaré más adelante. Pero vamos a lo que vamos: Teruel y la comarca de Matarraña. Hay mucho sitios chulos que visitar por la zona, pero si vais sólo un fin de semana como hice yo hay que seleccionar, y el paseo que os enseñe Aquí me parece imprescindible.

Primero fuimos a El Salt, en La Fresneda, el pueblo donde nos alijamos, a ver una fuente en un entorno chulísimo. Un paseo muy corto, de apenas veinte minutos, en el que dejamos el coche en un paisaje lunar y luego sólo hubo que bajar una cuesta hasta el fondo del barranco para descubrir unas formaciones rocosas súper curiosas. De ahí nos fuimos a Valderriobles, donde, aparte del encanto que tiene el pueblo en sí, visitamos el castillo y la Iglesia, ambos totalmente recomendables.







 


De ahí nos fuimos a Calaceite, un pueblito chiquitín muy bonito, considerado uno de los pueblos más bonitos de España, en el que no se puede entrar con el coche por que no puedes ni hacer un giro! En lo alto de un monte que hay enfrente del pueblo hay una ermita dedicada a San Cristóbal. Desde allí hay unas vistas preciosas del pueblo, de un poblado íbero y de toda la zona.





Y ya, con penita por dejar un montón de sitio bonitos por ver y convencidos de que volveremos pronto (y con un jamón en el maletero, que para eso estábamos en Teruel) nos volvimos para casa.

En la próxima entrada os hablare del hotel en el que estuvimos, muy recomendable si vais por la zona. 

¡Hasta la próxima!

miércoles, 7 de junio de 2017

OUTFIT CON ZAPATILLAS EN MATARRAÑA

Nada mejor para hacer turismo que ir cómoda. Hoy os traigo un outfit con el que nos fuimos a conocer algunos pueblos de la zona de Matarraña. Hacía muy buen tiempo y apetecía ponerse vestido, pero había que ir cómoda y preparada para caminar, así que me puse mis deportivas y ¡hale! Arreglá pero informal!!














Todas las fotos están hechas en el encantador jardín del hotel donde estuvimos, que os enseñaré con detenimiento en otra entrada porque merece bastante la pena. Espero que os haya gustado. Nos vemos en la siguiente entrada!!

- Vestido.- Tommy Hilfiger
- Zapatillas.- Tino González
- Mochila.- Stradivarius