Buscar en este blog

viernes, 18 de enero de 2019

ESPONJAS KONJAC PARA PIEL SENSIBLE: TOALLAS CON ARCILLA ROSA

Hoy en esta entrada os voy a hablar de un elemento que vivió un boom hace un tiempo, pero con una vuelta de tuerca. Todos hemos oído hablar de las esponjas konjac, y probablemente todas tengamos al menos una. Seguro que estáis pensando que a buenas horas os voy yo a hablar de esto ahora, cuando toda la red se ha pegado años cantando sus bondades. Se pusieron super de moda porque las coreanas las usaban en sus espectaculares rutinas y prometían una piel perfecta. Seamos serios, nada puede garantizarnos una piel como la de las asiáticas, pero eso no significa que no fueran buenas.
Estas esponjitas, 100% biodegradables y hechas con la raíz de la planta asiática konjac (la misma de la que se fabrica la pasta sin calorías del mismo nombre), prometen una piel perfectamente limpia, libre de células muertas, con la circulación reactivada, regenerada, fresca y calmada. Una exfoliación suave y delicada pero muy efectiva. El Santo grial de la limpieza, vamos. Cuando están secas son como una piedra pómez, pero al mojarlas se convierten en algo esponjoso y suave.



Y, por supuesto, todas fuimos corriendo a por una de ellas. Yo compré la mía por Amazon. La usé muy ilusionada los primeros dias con la limpieza jabonosa y, aunque me dejaba la piel muy bien, no veía esos resultados espectaculares que prometían. Así que poco a poco, fue quedándose en el olvido y convirtiéndose en esa piedra reseca del lavabo que apenas miraba de reojo.
Hace unas semanas tuve un brote de sensibilidad que me hizo volver a mi rutina base, de la que os hable aqui, y empezar poco a poco a meter de nuevo otros productos. Como además tenía la piel muy deshidratada y quería hacer una comparativa de ácidos hialurónicos, fui a Primor. Y vi una estantería entera repleta de esponjas konjac, para cara, para cuerpo, redondas, planas... Sabéis también que había varios tipos según las necesidades: con carbón de bambú para pieles grasas con tendencia acnéica, con cúrcuma para despigmentar, con te verde antioxidante, etc. Y me fije en unas estilo toallita, que me parecieron muy prácticas. Así que me lleve la de arcilla rosa, especial para pieles sensibles y deshidratadas. Vamos, que llevaba mi nombre. Son de la marca You are a princess y el precio es más alto que las esponijtas de la misma marca. Me costó 4,95€, que sigue siendo un precio ridículo.


El formato en toallita me resulta muy cómodo de usar. Me da la sensación de que es muy suave con mi piel, más que la esponja y en este caso, no sé si por la calidad de la toallita o por la acción de la arcilla rosa, pero sí me da la sensación de tener la piel resplandeciente cuando termino de usarla. Así que, mira tú por dónde, años después de caer en esa moda y luego desecharla, he encontrado un producto que le va increíble a mi piel sensible y sensibilizada. No podía dejar de contároslo por si alguien se encuentra en mi misma situación y no se atreve a probarlas por si son muy agresivas para ella.

Desde luego, esta vez no caerá en el olvido, y pienso usarla a diario.


lunes, 7 de enero de 2019

RUTINA FACIAL PARA PIEL SENSIBLE Y REACTIVA CON OSHADHI




Bueno, pues allá vamos. Ya he comentado alguna vez: tengo la piel muy sensible. El tipo de piel que se ve bonita, luminosa, sana...y de repente reacciona y se pone roja, o le salen granitos, o me escuece a rabiar. Hace años mi piel era un escándalo, no me dejaba vivir tranquila, hasta que descubrí los aceites y me cambiaron la vida. No volví a tener una reacción. Pero una, que no puede estarse quieta y tiene que probarlo todo, no se quedó tranquilita con los aceites, no. Ya voy cumpliendo años y me gusta probar cosas nuevas, que sirvan para frenar el envejecimiento. Ya sabéis, arruguitas, indicios de flacidez...Esas cosas tan ideales que trae la edad. Así que voy probando cosas, y unas me vienen bien, y otras me dan reacción.

Y cuándo me noto la piel incómoda, o tirante, o he tenido una de esas reacciones, mi salvación es esta rutina que os voy a contar ahora, que me calma, me hidrata y restablece mi cutis para volver a tenerlo fino, luminoso y bonito.




Para empezar, por la noche me lavo con el aceite facial Purity. Esta joya es aceite de Jojoba mezclado con macerado de rosas, y deja la piel preciosa, cómoda y limpia. Se lleva todas las impurezas, maquillaje, suciedad, restos de protectores solares y cosméticos... . Lo uso siempre por las noches, es un básico para mí. Como segunda limpieza, uso jabón negro. No deja la piel tirante y siento que me equilibra. ¡Ojo! Hay que secarse la piel sin frotar, que nos conocemos. Por las mañanas sólo hago una limpieza, cualquiera de las dos.

Luego aplicó un tónico ideal de la marca coreana Whamisa, hecho a base de plantas y hierbas. Compré una muestra por eBay, me ha durado un montón y me encanta. Noto cómo trabaja para recuperar la salud de mi rostro. Hablaré con más detalle de este tónico-esencia en otra entrada.

Después pulverizo hidrolato de lavanda, súper calmante, y sobre la piel húmeda aplicó unas gotitas del mismo aceite que he utilizado para lavar. Es una rutina muy básica, muy sencilla pero también muy efectiva, y si lo que necesitáis es calmar vuestra piel, es muy probable que a vosotras os funcione también.

Mis hidrolatos y aceites son en su gran mayoría de la marca Oshadhi: son puros, con una calidad estupenda y un precio muy asequible. Si no los encontráis en vuestra zona, se pueden comprar por internet . El jabón africano lo compré en Iherb, pero como de momento esa opción ya no existe desde España, hay que buscar otras alternativas. Cuando se acabe el mío (para lo que queda bastante porque es eterno) probablemente compre éste.

Si tengo la piel muy muy irritada y sensibilizada, aún lo simplifico más. Lavo mañana y noche con el aceite, pulverizo el hidrolato y aplico unas gotas del mismo aceite. Esto puedo hacerlo un par de días y luego ya añadir el jabón y el tónico, que ayudan a que mi piel esté más fuerte y sana.




Espero que os haya resultado de utilidad. Feliz Navidad!

jueves, 30 de noviembre de 2017

AGUA MICELAR SO BIO ETIC MON LAIT D'AINESSE

Buenos días a todas!! Hoy os traigo una review de una leche micelar que he estaod probando estos meses. La marca So Bio Etic tiene cosas muy interesantes, una filosofía que me gusta y buenos ingredientes. De hecho la trabajamos en nuestro centro de belleza porque íbamos buscando una marca acorde con nuestra filosofía natural pero que trabajase otras texturas, no sólo el aceite, y así llegamos a esta. Ofrece cosmética orgánica y ecológica, sin parabenes, derivados del petróleo, siliconas ni perfumes sintéticos, y basados en el poder de las plantas. Os iré hablando de sus productos, pero hoy os muestro este agua micelar, que fue mi primer contacto. Es un bote enorme, de 500 ml., que dura bastante y con un precio muy muy asequible (ronda los 11€).  Para mí el agua micelar es un imprescindible, ya que me la paso por los ojos para quitar lo más gordo del maquillaje antes de empezar con la doble limpieza. Además, algunas mañanas (pocas, pero algunas) que me puede la pereza, en lugar de lavarme con mi jabón me paso un algodón empapado de agua micelar.

La foto la he sacado de la página de la marca porque no hice ninguna y ya se me ha terminado, sorry.

Este en concreto me llamó la atención por el añadido de leche de burra, que me pareció un aporte muy interesante al producto. En cuanto a los ingredientes, son los siguientes:

Ingredientes: Aqua (Water), Anthemis Nobilis Flower Water*, Glycerin, Olus Oil, Donkey Milk, Lauryl Glucoside, Polyglyceryl-2-Dipolyhydroxystearate, Sodium Levulinate, Benzyl Alcohol, Sodium Cocoyl Glutamate, Hexyldecanol, Hexyldecyl Laurate, Parfum (Fragrance), Sodium Benzoate, Dicaprylyl Carbonate, Glyceryl Oleate, Sodium Chloride, Sodium Hydroxide, Lacc Acid, Linalool, Benzyl Salicylate.
* ingredientes procedentes de la agricultura ecológica.


Como véis, el ingrediente principal es el agua, seguido del hidrolato de una especie de manzanilla, glicerina, aceite de oliva y leche de burra, seguidos ya de tensioactivos que ofrecen el poder limpiador, conservantes etc, en su gran mayoría de origen vegetal.

A mí me gusta la sensación que deja en la piel, es agradable, y suave, no pica en los ojos y se lleva bien el maquillaje, aunque no lo recomiendo como limpieza única porque considero que en general las aguas micelares se quedan cortas en este terreno.

¿Lo habéis probado? ¿Conocíais esta marca?