domingo, 25 de junio de 2017

HOTEL EL CONVENT 1613, UN DESCUBRIMIENTO EN MATARRAÑA

Bueno. y para rematar esta serie de entradas dedicadas al Matarraña, os voy a hablar del hotel donde nos alojamos. El Convent es, como su propio nombre indica, un convento de principios del siglo XVII rehabilitado y convertido en un hotel rural con mucho, mucho encanto. Los jardines son preciosos, llenos de plantas y flores y con estanques con pececitos. Bucólico total, vamos. La zona interior está dispuesta en torno a lo que imagino que era el claustro, pues se ve la estructura acristalada: arriba está el comedor de los desayunos, abajo el restaurante, y en el patio el Snack Bar. El restaurante tiene una carta muy buena, no excesivamente cara (aunque tampoco es barata, eso por descontado) y sobre todo, un servicio muy atento y profesional.





Las habitaciones son acogedoras y elegantes, aunque no hay que olvidar que es un antiguo convento y han querido mantener en lo posible la esencia: esto quiere decir que hay algunas cosas que no son lo más cómodo del mundo pero que modificarlas le hubiera hecho perder autenticidad. Por ejemplo, el baño está separado en dos; por una parte, el lavabo y la ducha están dentro de la habitación, y la ducha tiene un escalón en el que alguien un poco torpe o despistado podría tener un accidente (no, a mí no me pasó nada, ni a nadie del grupo!!). Por otra parte, el WC está en una habitación desangelada con puertas de madera antiguas que no cierran bien. Por lo demás todo perfecto. Uno de los detalles que me encantó fue que los suelos se nota que son los originales, y esos suelos antiguos siempre me han vuelto loca.




Como veis, tiene un aire rústico muy logrado, aunque me temo que en invierno, por mucha calefacción que pongan, debe resultar muy frío. En Primavera y Verano, desde luego, es ideal. Como buen convento, todo se comunica con todo, y de las habitaciones a través de una serie de pasillos y salas de lectura se accede al comedor superior. Estas salas de lectura y rincones de descanso se suceden por todo el hotel, dándole un aire encantador al conjunto. La gente que nos atendió fue en todo momento muy amable, y por su ubicación, en el pueblo de La Fresneda, nos resultó perfecto para movernos por la zona durante ese fin de semana. Una opción a tener en cuenta si vais a visitar la comarca.

Espero que os haya gustado, y que os sirva de alguna utilidad si os ronda la idea de visitar el Matarraña. Feliz Domingo a todos!!

5 comentarios:

  1. Qué sitio tan bonito, me encanta la decoración de ese estilo.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Destila relajación y tranquilidad. Me encanta. Un besote

    ResponderEliminar
  3. Que sitio mas ideal, es arriesgado pero a la vez un acierto pretender conservar la esencia a pesar de prescindir de alguna comodidad. Es espectacular
    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Es un sitio increíble, me encantaría conocerlo!

    ResponderEliminar